viernes, 17 de febrero de 2012

Los peleles de Sanzoles - Carnaval 2012

El pelele es un muñeco, normalmente hecho de trapos o ropa vieja y relleno de paja, que representa a un hombre y que es manteado (tirado hacia arriba con mantas o sábanas) por un grupo de mujeres en forma de chanza durante los días de Carnaval, sobre todo en los pueblos de varios lugares de España.

Es una costumbre que se realiza en España desde el Siglo XVIII, donde las mujeres se reunían en diferentes barrios o corrales de la localidad y allí manteaban al pelele mientras le dirigían todo tipo de injurias mediante el canto de canciones llenas de ironía y picardía, la mayoría referidas al pepele como bufa del hombre soltero. Este ritual se sigue repitiendo en nuestras época, sobre todo en Carnaval con el pepele, aunque también en ritos de despedida (soltería, egreso, etc), de iniciación (en una organización, en la escuela, en el ejército), e incluso en muchas celebraciones (bodas, campeonatos, etc).

En tiempos de estos carnavales primitivos (hacia principios del siglo XVIII) se manteaba a curas inclusive y se les cantaba una canción en tono de broma que ponía en solfa el tan traído y llevado voto de castidad:

"Debajo de la cama del Señor Cura,
hay un canastillo de confitura.
Los confites más gordos son para el ama
y los más pequeñitos pa' la criada.
"

Otras de las canciones más conocidas, sobre todo en estos últimos tiempos, y llenas de crítica al hombre son estas:

- "El pelele está malo ¿qué le daremos?
Una zurra de palos ¡que le matemos!
El pobre pelele, pelen pelela,
se tienta lo suyo, lo tiene arrugao,
le da con el dedo, lo quiere bullir,
el pobre pelele se quiere morir."

-"Estaba el pobre pelele,
sentadito en una silla
y estaba escuchando,
los chismes de la cocina.
Pelele, pelele, tu madre te quiere,
tu padre también,
Todos le queremos,
¡arriba con él!."

- " Esta el cura, estaba el cura,
sentadito al sol, sentadito al sol,
llamó la criada, coge el cantarito y vete a por agua.
A la orilla el pozo, a la orilla el pozo,
había una rana, le picó con gusto,
le picó con ganas.
Al pelele sí, al pelele no."

- "El pelele está malo, está empelelao,
Se tienta lo suyo y lo tiene arrugao
lo da con el dedo, lo quiere bullir
y el pobre pelele se quiere morir.
El pelele está malo, ¿qué le daremos?
Agua de caracoles, para que críe cuernos.
¡Arriba con él!."

- "El pobre pelele, está en la estación
y por su desgracia vino sin calzón.
Baja pelelita, baja a la estación
por ver si te ganas para un pantalon
para un pantalón, para una levita,
que te lo está haciendo una señorita."

- El pobre pelele, sentadito ar sol
comiendo morcilla, cagando morcón.
El pelele en la manta, no bebe vino
y debajo la gorra, olé, olé, ah lleva el cuartillo.
Dicen que mi pelele no bebe vino
debajo de la cama, tiene el botillo.
El pelele es un bribón y no quiere trabajar,
y por eso las muchachas se lo llevan al pilar.

- "Cuando el pele estaba de cocinero en Madrí
en la bragueta llevaba las tenazas y el badil.
Cuando el pelele estaba de cocinero en Sevilla,
en la bragueta llevaba los trastos de la cocina."

- "El pelele de hogaño no tiene cola,
porque se la ha comido la caracola.
El pobre pelele no tiene colilla,
porque se le ha comido la tía galleguilla."

Los hombres jóvenes y no tan jóvenes, se afanaban por su parte en intentar arrebatar a las mujeres el pelele que manteaban. Una vez que lo lograban, salían corriendo con él con la única intención de molestar a las manteadoras y así participar también en tan divertido juego.

Esta fiesta debió de estar muy extendida en el Madrid del Siglo XVIII, dado que el genial pintor D. Francisco de Goya lo representó en uno de sus famosos cartones para tapices destinados al gabinete del rey Carlos IV de España en San Lorenzo de El Escorial. Está realizado en óleo sobre lienzo y actualmente se encuentra en el Museo del Prado de Madrid.


El final del pelele es acabar siendo pasto de las llamas, normalmente el miércoles de ceniza, en el "entierro de la sardina", que a pesar de tratarse de un cortejo fúnebre, en el se respira buen humor a raudales. La quema del pelele simboliza el paso de lo viejo a lo nuevo.

No hay comentarios :