miércoles, 18 de febrero de 2009

Yo sigo recordando


Escrito por Justo Aldea Sánchez.


Cuando van llegando los Carnavales, vienen a mí los recuerdos de aquella juventud vivida y el tema que hoy quiero tratar, aunque la verdad es que no se como enfocarlo y conste que con esto no quiero decir que esté de acuerdo con aquella forma de proceder, ni mucho menos, pero esa era la cultura que teníamos heredada de nuestros antepasados y para muchos todo era normal. Me refiero a matar los gallos el Domingo de Carnaval.


Ya se que hoy día, no está bien vista la forma en que lo hacíamos y en estos tiempos menos, por lo tanto, en el nombre de mis compañeros y el mío propio “pido disculpas”. Siempre era costumbre que los quintos, o al menos alguno de ellos, obsequiaran a los allí presentes con alguna relación referente a múltiples temas y que cada uno elegía a su antojo. Unas veces se referían a las mozas del pueblo o a otros temas, pero siempre en sentido humorístico y jocoso. Lo principal era hacer pasar a la gente un rato agradable.


No quiero extenderme mucho en mi intervención, ya que el tema es muy largo y no quiero ocupar todo el Blog del Telecentro para mí solo. Se trata de la relación que YO tuve el honor de relatar ese día cuando los matamos nosotros.


RELACIÓN DE LOS GALLOS DEL DOMINGO DE CARNAVAL.


Muy buenas tardes Srs.

A todos en general

Me presento ante Vds.

Con respeto y humildad

Para contarles a todos

Una historia sin igual

Que les va a quedar perplejos

Por su originalidad.


Hoy domingo de Carnaval

Yo alegre, altivo y ufano

Saludo a todos Vds.

Con el sombrero en la mano

Después de pedir permiso

A la primera autoridad

Para matar estos gallos

Criados en nuestro corral.

Les Ruego guarden silencio

Para poder escuchar

La historia que esta tarde

Yo les quiero relatar.


Y ahora les hablaré,

Antes de hacerle a este cara,

De las mozas y mujeres

Pero no de las casadas.

En los tiempos que vivimos

Yo comparo a la mujer

Según sus inclinaciones

Con los pisos de alquiler

Muy modernos, muy bonitos

Y aunque los vayan a ver

No hay uno que se proponga

Tomarlos en alquiler.


Las jovencitas alegres

Son pisos sin arancel

Que no encuentran inquilino

Ni aunque les pongan papel

Y a las de treinta años

Que siguen siendo solteras

Son pisos sin estrenar…

Pero que tienen goteras.


La que tenga hipocresía

Es un piso tentador

Con una linda fachada

Pero pésimo interior.

Un piso desalquilado

Pero vuelto a reparar

Es para mí una viuda

Cuando se intenta casar.

Si tiene… “Presentación”

Es solo cuando interesa

Aunque nos llame la gente

Plato de segunda mesa.


La que piensa en el hogar

Y trabaja y se santigua…

De esas van quedando pocas

Son pisos de renta antigua,

Con que alerta, compañeros

Que en este pícaro mundo

Todo aquel que busca novia

Es como el que busca un piso.


Voy a dejarles de hablar

De estas felices mortales

Para hablarles de los gallos

Que se nos marcha la tarde.

Estos gallos que colgados

Tenemos en esta cuerda

Son sentenciados a muerte

Por “sus” tan malas faenas.


Ahora les contaré

Con dolor y pena mía

Lo que este pájaro pintado

Me hizo a mí el otro día.

Yo, claro, me levanté

Antes de que fue de día

Me puse a echarle al ganado

Que de sueño me caía.

Me marcho a buscar la lata,

Pues paja ya le tenía,

Y el muy tuno que me ve se dijo

¿Quién se comerá la harina?.


Voy a echarle un puñado

Se me sube en el pesebre

Desde el pesebre a la lata

Yo al ver figura tan rara

La lata caí al suelo

Y la harina entre la paja.


Estaba viendo comer

La harina que había en el suelo

A las gallinas cantando

Sin acertar a creerlo.

Al momento me rehice

Y cogiendo un garrapalo

A este enemigo traidor

Al corral fui a buscarlo.


Las vueltas que yo daría

Por corral y comedero

Por fin lo vine a coger

Metido en el gallinero.

La sentencia está firmada

Y no hay quien la levante

Delante de tanta gente

La muerte vamos a darle.


Ya solo queda decirles

Lo que haremos con su cuerpo

En momentos tan difíciles

De sepultura no hay que hablar

Porque tienen una carne

Que yo quisiera pillar

“Pa” merendar “To” las tardes.


Así pues los llevaremos

A la casa de los quintos

Y entregar a nuestras madres

Que saben que hacer con ellos

Y una vez bien cocinados

Por nuestras queridas madres

Contentos los cenaremos

Para ir después al baile

Y antes de despedirme

En nombre de mis compañeros

Invito a todos Vds.

Que vayan esta noche AL BAILE.


***

Justo Aldea Sánchez.


3 comentarios:

Viky dijo...

Estupendo poema de los quintos.
Les deseo suerte con el Blog y me gustaría conocer otros temas de quintos.
Siempre que tengo un rato libre me gusta pasarme por estas hermosas páginas.
Saludos a los vecinos de Sanzoles y les deseo mucha suerte a los colabores de este Blog del Telecentro.
Vicenta

Santi Martín dijo...

Muchas gracias Viki por leernos y por tus palabras. Nos da ánimos para seguir haciéndolo cada día un poco mejor.

Un saludo de parte de todos los que hacemos posible el blog del telecentro y felicidades por el tuyo.

Santi Martín.

lluistebe dijo...

las distancias desaparecen,cuando entramos en vuetro magnífico blog.
Gracias por vuestra labor.
Marisa Gonzalez Aldea y LLuìs.