jueves, 31 de julio de 2008

La antigua Banda de Música de Sanzoles

Allá por el año 1917, se presentó en Sanzoles un hombre llamado Mariano y que descendía de Casaseca del Vino, con la intención de formar una banda de música en el pueblo. Y se formó. La banda estuvo formada, según investigaciones de Santiago Esteban, por: Francisco García (el más joven), Atilano "Mataflores", Julián el Pío, Alejandro "Morucho", Ambrosio el Pío, Jacinto Caballero y Perico el Zapatero, que tocaba el bombo con los platillos. 7 en total. Y suponemos que debieron de tocar al público por primera vez el día de los Toros sobre el año 1919 o 1920 y desapareció debido a la llegada de la Guerra.

De la segunda formación, el 20 de Noviembre de 1988, el diario "El Correo de Zamora" publicó una fotografía de la segunda formación de banda, ya renovada. En ella solamente aparecían de la primera formación: Francisco, como director, y Perico el del Bombo. El resto eran nuevos y entre ellos se encontraban: Julio el Grillo, Emilio Calabaza, Paulino Hernández "Verrugo", Santiago Esteban, Bautista Casado y Manuel Bezicos.

Ésta segunda generación no solo tocaba en Sanzoles, sino que también iba a tocar a otros pueblos de alrededor como Bamba, Madridanos, Villalazán o Fresno, entre otros.

Al citar ahora a Paulino Hernández "Verrugo" me acabo de acordar de una divertida anécdota escrita por su sobrina, Montse Valero, en la que lo cita y que parte después de que la segunda formación se disolviera. Es ésta:

"En los años 50 había en Sanzoles una banda de música compuesta por ocho o nueve señores del pueblo, que no tocaban bien pero, como no había otra mejor, al menos se divertía la gente. Pasaron unos años hasta que fueron tocando guitarras y otros instrumentos, hasta que llegó un momento en que la banda se deshizo.

Uno de los componentes del conjunto era mi tío Paulino. Éste decidió vender el trombón que tenía. Vino a comprárselo un señor de Gema del Vino y como mi tío estaba a trabajar al campo hizo el trato con mi tía, que estaba deseando de hacer unas perrillas. El de Gema que no se fiaba sí antes no lo escuchaba sonar y mi tía loca por coger, se dispuso a hacerlo... pero tanto sopló mi tía, tanto sopló... que se le reventó el oído."

No hay comentarios :